romanii sunt antreprenori

Plan de trabajo: crear una empresa en un nuevo país

La pandemia nos hizo comprender o reconsiderar aspectos fundamentales de nuestro estilo de vida. Entre ellos, cómo percibimos la forma en que trabajamos, qué nos motiva, hasta qué punto somos capaces de mantener el equilibrio entre el trabajo y la vida privada, etc. Debido a la crisis sanitaria, muchas empresas han pasado a trabajar en línea y a distancia.

A medida que las cosas vuelven lentamente a la normalidad, el trabajo a distancia está aquí para quedarse. No toda la gente quiere volver a su oficina y el trabajo híbrido parece ser la próxima gran tendencia, la próxima gran disrupción. Al probar esta flexibilidad, la gran mayoría de las personas desearían seguir trabajando a distancia al menos una parte del tiempo durante el resto de su carrera, debido a las evidentes ventajas de este estilo de trabajo: la posibilidad de tener un horario flexible, así como la flexibilidad de trabajar desde cualquier lugar.  

A pesar de no ser algo nuevo, la tendencia de los trabajadores a residir en otros países, como nómadas digitales, se ha visto reforzada por la pandemia. Y este movimiento de nómadas digitales seguirá acelerando en los próximos años, según Forbes. Vivir y trabajar en diferentes lugares está destinado a ampliar nuestra perspectiva, ayudándonos a desarrollarnos como personas. Además, hay otras ventajas evidentes: puedes trabajar desde el lugar de tus sueños o seguir con tu agenda desde una ciudad o país diferente cada mes. Si trabajas en un sector creativo, como la moda, el diseño o la publicidad, por ejemplo, puede que lleves mucho tiempo anhelando esta oportunidad. Ahora es tu oportunidad de dar el paso y establecer tu negocio en un nuevo país.  

Pero antes de entusiasmarte demasiado, asegúrate de que eres consciente de "en qué te estás metiendo". Por eso hemos elaborado esta guía de cosas que vale la pena saber antes de trasladar tus operaciones a otro país.v  

Haz una guía para el futuro.  

Todo comienza con el gran "por qué": ¿por qué has elegido ese destino en concreto? ¿Es porque los impuestos son más bajos? ¿Es porque piensas que el mercado local sería más receptivo a lo que tienes que ofrecer? ¿O tal vez porque has oído a la gente hablar gratamente de ese país? Más allá de lo que te haya llevado a decidirte a reubicarte, empieza por planificar con antelación:  

  • Conoce el país al que quieres mudarte: las normas culturales, el clima político y económico, etc.  

  • En lugar de fijarse en el PIB como indicador de crecimiento y estabilidad económica, Investopedia recomienda tener en cuenta el IPG (Indicador de Progreso Genuino). Esto se debe a que tiene en cuenta múltiples variables, como la distribución de la renta, los índices de educación, los índices de delincuencia e incluso la contaminación o los cambios en el tiempo de ocio.  

  • Intenta ponerte en contacto con expatriados que vivan en ese país: serán un valioso puente cultural entre tú y tu nuevo país. Busca grupos de Facebook y prepara una lista de preguntas: probablemente sean los más preparados para darte las respuestas necesarias, ya que alguna vez han estado en tu lugar y se han enfrentado a retos similares.  

  • Busca la rentabilidad: busca el precio del alquiler y de los servicios públicos en diferentes ciudades del país y comprueba cuál es la que mejor se adapta a tus necesidades.   

  • Determina el presupuesto para las actividades que vas a realizar y ten en cuenta este sabio consejo de Money Crashers: cuando hagas tus previsiones, sé moderado al estimar los ingresos y generoso al estimar los gastos.  

  • Derechos de autor y contratos de derechos de autor: también debes saber que la cuestión de la propiedad intelectual se trata de forma diferente en cada país. Aquí puedes encontrar una amplia visión del concepto por parte de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual y te animamos a que eches un vistazo al contenido de la web y sigas indagando para estar preparado para el momento en que empieces a hacer negocios en un país extranjero. Además, en países como Rumanía, si trabajas en el sector de la publicidad, puedes contratar a profesionales como redactores o diseñadores gráficos basándote en las leyes de derechos de autor y en un tipo de contrato que difiere en gran medida de los creados en base a las leyes laborales generales.  

Piensa en los costes de establecer ese negocio   

  • Dependiendo del tipo de actividad que vayas a desarrollar, además de las tasas legales y otros impuestos, tendrás que pensar en la infraestructura (tanto la física como la digital) y en los proveedores. Si eres un diseñador que trabaja en el sector de la moda, es posible que necesites telas para tus prendas o personas competentes para trabajar en tu taller: asegúrate de que encontrarás lo que necesitas y de que la transición será fluida.  

  • Resuelve las cuestiones logísticas antes de establecer el negocio o registrarte como persona autorizada/comerciante individual. Puede haber normas que afecten a la libre circulación de productos dentro y fuera del país, así como tasas, derechos e impuestos a la exportación.  

  • Considera la posibilidad de conseguir un buen abogado y encontrar una buena empresa de contabilidad y gestión de cuentas para asegurarte de que sigues todas las leyes fiscales.  

  • Aparte de los impuestos, pueden surgir otros problemas al crear una empresa en un país extranjero. Por ejemplo, algunos países limitan los derechos de propiedad de los extranjeros. Es posible que necesites una ubicación física y una dirección real vinculada a tu nombre en la que puedas recibir tu correo. En algunos casos, esto también será necesario para completar documentos legales, aunque se trabaje totalmente a distancia.   

  • ¿Vas a exportar o importar mercancía? A continuación, conviene investigar las opciones de transferencia de dinero internacional, ya que las tasas de cambio varían rápidamente, y el mercado de divisas puede ser muy volátil. Normalmente, deberías poder arreglar esto con tu banco actual y enviar/recibir dinero a través de la frontera, pero en la mayoría de los casos, te encontrarás con enormes tasas y un retraso de al menos varios días hasta que se complete el pago. Considera también otras opciones, como (pero no limitadas a) Paypal, Skrill (antes Moneybookers) y Payoneer.   

  • Es posible que también tengas que abrir una cuenta en un banco local para pagar tus impuestos y a tus empleados (si piensas contratar a gente de ese país en concreto). Esta es otra razón por la que necesitas un buen contable, o un abogado especializado en finanzas.  

  • Busca lugares con ventajas fiscales y posibilidades de financiación para tu proyecto.  

No cabe duda de que, además de la belleza del lugar, hay otro aspecto significativo que influye en la decisión de las personas de establecer sus negocios en otros países: lo favorables que son a los impuestos. Aquí puedes encontrar una lista de los países más y menos favorables a la fiscalidad en todo el mundo.  

Además, algunos países tienen dificultades para atraer a inversores o empresas extranjeras. Para compensarlo, los gobiernos ofrecerán posibles recortes fiscales o ayudas a los emprendedores para que se planteen crear una empresa en sus países.  

Dependiendo de tu procedencia y del país al que te traslades, puedes tener acceso a ayudas financieras europeas o a programas de financiación que te ayuden a crear tu empresa. Se trata de un aspecto crucial porque, además de los beneficios económicos, a través de estos programas también tendrás la posibilidad de crear redes y entrar en contacto con agentes clave de tu ámbito que te ayudarán a crecer y a ser más resiliente frente al cambio. Aquí puedes encontrar las oportunidades de financiación y licitación de la Comisión Europea. Quizás quieras guardar esta página en algún sitio y comprobar las actualizaciones periódicas en caso de que tu interés principal sean los destinos europeos.  

Por último, no busques específicamente lugares con mano de obra barata. Este movimiento puede tener costes ocultos en otros aspectos de tu actividad y, al final, obtienes lo que pagas. Lo ideal es que busques lugares que se ajusten a todos tus criterios Y que ofrezcan personal cualificado a un coste razonable.  

Palabras finales    

Empezar un negocio nunca es fácil. Pero crear una empresa en un país extranjero puede ser aún más difícil. Sin embargo, en muchos casos, las ventajas superan a los inconvenientes. Con esta nueva tendencia de trabajo híbrido o totalmente a distancia, muchas personas optan por trasladarse y trabajar desde los lugares que mejor se adaptan a sus expectativas y estilo de vida. Las empresas deben ser tan flexibles y relajadas como las personas. No te desanimes con nuestra guía: no está pensada para evitar que te mudes a otro país, sino como un instrumento para prepararte para el éxito.   

Abrir un negocio en un nuevo país también tiene muchas ventajas: significa acceder a diferentes oportunidades y redes de profesionales de tu sector, a un mercado potencialmente más receptivo, a un entorno económico más relajado y a una mayor reserva de talento. Así que haz tu investigación y elige lo mejor para ti, tu bienestar y la prosperidad de tu negocio.

Newsletter-ul Startarium. Citește sinteza lunară direct pe e-mail