Métodos para compartir los resultados y obtener feedback

Los grupos focales se utilizan para realizar un análisis de necesidades más profundo que complemente los datos concretos de las actividades anteriores con testimonios de primera mano. Esto permite a la organización evaluar y recoger resultados que tengan realmente en cuenta las experiencias y necesidades específicas de los participantes en las intervenciones creativas.

La investigación con grupos focales es útil para identificar problemas y determinar las áreas que necesitan más investigación. Implican un entorno grupal en el que el grupo tiene experiencias comunes compartidas y permiten estimular la interacción entre los participantes del grupo.  

Los grupos focales fomentan la reflexión y el debate entre los participantes, lo que mejora la capacidad de detectar áreas de (des)acuerdo y, a su vez, influye en las recomendaciones que se hacen para futuras intervenciones creativas.   

La organización proporcionará el orden del día y los temas de debate, incluyendo las experiencias personales de los participantes, las barreras a las que se enfrentan, las áreas de oportunidad que deberían explorarse y las necesidades.   

Durante el grupo focal, la persona responsable de facilitarlo puede utilizar un conjunto de actividades, preguntas y herramientas.   

Las fases clave son:  

Fase 1: Bienvenida e introducción a los objetivos y contenidos de la intervención creativa  

Fase 2: Introducción al grupo focal  

El facilitador explica que todo lo que se discuta será grabado y anotado, destacando que se protegerá la privacidad de los participantes garantizando el anonimato de los mismos en el informe final.  

El facilitador hará capturas de pantalla y proporcionará todo el material de apoyo necesario, incluidos los formularios de evaluación, etc.  

Fase 3: Realización del grupo focal y calendario  

Por lo general, los grupos focales pueden ser una forma de captar más información cualitativa que la que proporciona un cuestionario (es decir, cómo y por qué sucedieron las cosas o las personas se sintieron o actuaron de la forma en que lo hicieron) y llevarán menos tiempo que la realización de varias entrevistas individuales. Sin embargo, como los grupos focales no están tan estructurados como las entrevistas, es posible que no se obtenga el mismo nivel de detalle de la respuesta de un grupo focal que el que se obtendría realizando varias entrevistas.  

En concreto, para evaluar las intervenciones creativas y las actividades pertinentes, los grupos focales pueden utilizarse para comprender  

  • el proceso del proyecto de intervención creativa (la organización, la gestión, la ejecución)  

  • el papel y el nivel de implicación de los participantes en el proyecto  

  • las expectativas y los objetivos de la participación en el proyecto  

  • la opinión sobre el proyecto, en particular los sentimientos sobre los resultados y productos del proyecto;  

  • qué cambios se han producido, en su caso;  

  • impacto potencial del proyecto en los individuos;  

  • qué ha funcionado bien y qué no;  

  • cómo se podría haber mejorado el proyecto;  

  • la comprensión de determinados conceptos o temas (por ejemplo, ciencia, educación, compromiso público).  

A diferencia de las entrevistas individuales, las personas pueden basarse en las respuestas de los demás y aportar ideas que no se les habrían ocurrido a ellos mismos. Son especialmente beneficiosas para reunir a una serie de personas.  

Dependiendo de cómo se estructure la sesión, un grupo de discusión puede ser una buena oportunidad para llegar a un consenso sobre determinados temas o cuestiones (por ejemplo, se puede pedir a un grupo que clasifique o acuerde las prioridades para la dirección o los próximos pasos del proyecto).  

Instrucciones   

Existen algunas reglas generales para utilizar los grupos de discusión como técnica de evaluación:  

  • El tamaño del grupo es importante: los grupos de discusión funcionan mejor con 6-8 personas.  
  • Asegúrese de que hay un conjunto de reglas básicas para el grupo de discusión, que cubren el comportamiento aceptable dentro de la sesión, asegúrese de que se leen al principio a todos los participantes (o se pegan en la pared para que pueda consultarlas si es necesario). Las normas básicas deben ser acordadas por todos los participantes al principio. Incluso se puede pedir a los participantes que sugieran algunas reglas.  
  • Asegúrate de que los asientos estén en círculo para que los participantes puedan verse y todos se sientan implicados. Si algunas personas están marginadas físicamente, es posible que no contribuyan.  
  • El papel del facilitador/moderador del grupo focal es muy importante. Para moderar el grupo y la conversación se requieren habilidades de liderazgo y de relación interpersonal. Deben fomentar el debate en torno a temas o asuntos concretos. Es probable que tenga que intervenir en determinados momentos para asegurarse de que la sesión se mantiene en el buen camino. Se sugiere recurrir a alguien con experiencia en este ámbito.  
  • Si es posible, el grupo de discusión debe grabarse y transcribirse.  

Con quién utilizarlo  

Los grupos focales pueden utilizarse con grupos ya establecidos (como el equipo del proyecto) o con un grupo reunido especialmente para ser un grupo focal (como los implicados o afectados por el proyecto).  

Cuándo utilizarlo  

Probablemente sea mejor utilizar los grupos focales antes y después de las actividades de participación.  

Limitaciones  

  • Los grupos focales requieren una buena mediación. El tamaño y la composición del grupo son consideraciones importantes. Hay que tener cuidado con las personalidades dominantes que pueden impedir que los demás hablen. Además, hay que tener cuidado con las personas tímidas que puedan sentirse intimidadas por la situación y necesiten ser animadas.  
  • Al tratarse de un proceso abierto, es posible que no se obtengan las respuestas precisas que se esperan de un cuestionario o una entrevista.  
  • Pueden surgir problemas al tratar de distinguir la visión individual de la visión de grupo.  
  • Los grupos focales pueden ser difíciles de reunir; intente acercarse a un grupo ya existente. Además de ahorrar tiempo, los miembros del grupo se sentirán cómodos entre ellos y quizá sean más abiertos y honestos que un grupo de desconocidos.  
  • En algunas circunstancias, los grupos focales son percibidos por los grupos como una oportunidad para quejarse de cuestiones relevantes para ellos, lo que pronto se convierte en algo poco constructivo. Más allá de una buena mediación, un método para frenar esto es dar al grupo los primeros 5-10 minutos para exponer sus quejas. Si el grupo tiene esta oportunidad, puede estar más dispuesto a avanzar en el debate.  

Consideraciones  

Asegurar a los participantes del grupo focal que sus respuestas serán confidenciales; una buena práctica es pedir a los participantes que firmen un formulario de consentimiento. 

Newsletter-ul Startarium. Citește sinteza lunară direct pe e-mail